Errores presentes y futuros

 

¿Qué es un error?. Algo que hemos hecho mal. Pero muchas veces no estaríamos donde estamos (sea dónde sea), si no fuera por nuestros propios errores, o, algunas veces, por los errores ajenos.

El otro día me equivoqué de calle al poner el GPS (habitual en mí) y aparqué cerca de una tienda donde vi los zapatos más bonitos del mundo. Y me los compré. Mi error me trajo algo bueno. 

Los errores, a veces, te llevan a encontrar un camino diferente, distinto. No se si mejor o peor, pero diferente.

Hace poco leí una frase que me proporcionó cierta paz interior, necesaria para mí en estos momentos. “La única ventaja de que te den una patada en el culo, es que te obligan a ir hacia delante”. Y hacia delante necesitamos ir. Porque patadas en el culo llevamos unas cuantas.

Estos pensamientos erráticos que vuelco aquí no tienen ninguna razón de ser, solo poner negro sobre blanco lo que pasa por mi cabeza. Quizá solamente para mi misma, para que cuando mi propia mente me traicione, vuelva aquí, relea lo que he escrito y piense “ese es el camino, el del error detectado y corregido a tiempo”.

Pero sigo pensando que, a pesar de todo, soy una tía con suerte.

Y hoy me permito un clip musical, que a lo mejor es un error, pero que me eriza el vello de la nuca desde hace mas de 20 años.

http://youtu.be/yfg97-5uhFQ vía @YouTube 

 

 

 

 

Anuncios

Hace 21 años

Que mi primera entrada en esto de los blogs sea echando la vista atrás 21 años, y además para hablar de mi aniversario de boda, puede sonar ñoño, empalagoso, falto de originalidad….

Pues es fácil, deja de leer.

Pero no veo mejor forma de hacerlo. Hablando de la mejor parte de mí. De él. De “mi persona”. Como describen en alguna parte, todos deberíamos tener alguien que sea “mi persona”. Ese alguien a quien acudes siempre que te duele algo, sea de cuerpo o de alma, con quien ríes y con quien lloras. A quien amas locamente y a veces estrangularías, mismamente con los calcetines que dejó en la cómoda… Pero sin quien no serías capaz de vivir. O por lo menos, de respirar con normalidad.

Hoy hace 21 años era sábado. Y hacía tanto calor como hoy.

Recuerdo como se pegaban los guantes a mis manos… Recuerdo los nervios de quien me llevó al altar, que hacían que temblara su brazo. Se fue hace casi un año y aun pienso en él como si estuviera aquí….

Recuerdo a mis niños, que llevaban mis arras, mis anillos, la cola de mi vestido. Hoy ennoviados, casados, con hijos, o a punto de tenerlos. Os quiero.

Pero sobre todo, le recuerdo a él. Guapo y repeinado, sacándome del coche como si en vez de a una novia, sacara a un colega :), mirándome con esos ojos que hoy, tantos años después, hacen que me pierda en ellos. Cuchicheandome bajito “dónde me toca sentarme…?”…. ..

Si cierro los ojos y dejo que mis recuerdos me atrapen, vuelvo a oler las rosas blancas que llevaba mi ramo, la colonia de mi madre, la tapicería del coche…. me llenan los sentidos y me llevan a esa iglesia otra vez…

Pero sobre todo, recuerdo y poseo cada uno de esos años con todo lo que han tenido, lo bueno, lo malo, lo peor y lo mejor. Y pienso que, pase lo que pase mañana, hoy puedo decir que soy una tía con suerte. Tengo a “mi persona”. Y me quiere.

 

FotosCelso (306)

No tiene que escucharme nadie, necesariamente…